jueves, diciembre 07, 2006

El año Musical de la Argentina (Parte I)

2006 fue uno de los años más importantes de nuestra historia en cuanto a artistas musicales. Hubo de todo: nuevos, viejos, viejos reciclados, promesas, y leyendas. Todos los géneros, todas las movidas. Pero no todos recuerdan cuántos ni quienes vinieron. Prepárese para sorprenderse.

En 2001, el país parecía caerse a pedazos ¿Se acuerda? Corralito, cacerola y helicóptero. De allí, la barranca económica (descendente, desde ya) nos alejó del mainstream musical. Las épocas de visitas deslumbrantes, como Kiss, Guns n’ Roses, Metallica o Madonna se acabarían. Comenzaba entonces lo que Daniel Grinbank llama hoy el "rock de excluidos", o rock post-2001. Arreciaron las bandas autóctonas, crecieron las letras testimoniales, y el 3 a 1 se llevó la música a otra parte.
Pero a pesar de ello, poco a poco emprendimientos privados comenzaron a traer bandas internacionales nuevamente. Fueron los Red Hot Chili Peppers, Santana, Paul Oakenfold, por nombrar algunos; quienes volvieron a traer aquel perfume a primer mundo al que nos habíamos desacostumbrado con un cimbronazo.
Pero, sin dudas, en noviembre de 2006 podemos afirmar, con orgullo, que hemos recuperado el status de plaza obligada para aquellas bandas que salen de gira, e incluso, para otras que se movilizan especialmente para aterrizar en nuestros escenarios.

De todo. Y para todos.

El rock tuvo su lugar este año. Del viejo y del nuevo. El pop, vaya si lo tuvo también. La electrónica cada vez gana más espacio. Han proliferado los festivales de lo que se le ocurra. De arte, de diseño, de decoración, y sobre todo, de música.
Gracias a estas variables, 2006 nos presentó un abanico inesperado de opciones, a lo largo del año, para que ningún fanático se quede con ganas de ver nada.

El reino de los románticos.

Arranquemos por los nostálgicos, aquellos que gustan de las letras seudo-poéticas, testimoniales, algunas más crudas que otras, anduvieron de parabienes. Joaquín Sabina volvió, como el año pasado, a arrasar con las boleterías. Desde 200 pesos, con sus correspondientes subas de reventa, las entradas volaron de a 3 mil por hora. Un público heterogéneo, pero sobre todo de mujeres adolescentes, sirvió para recibir a un Sabina recuperado, y visiblemente sorprendido por el furor que causó su visita.
Otro ejemplo lo da Ricardo Arjona con sus 28 shows en el estadio Luna Park, más Mendoza y Córdoba, entre el 16 de septiembre y el 22 de octubre. Mucho se ha hablado acerca del boom de las canciones sobre la menstruación, con lo cual no redundaremos.
En el último mes, el 14 y 15 de octubre llegó el supersexy, supervendedor y supertransgresor de Robbie Williams, con su lista de pedidos extravagantes (canchas de golf y polo, aeródromos). Quedó la sensación de que se fue sin haber llegado. La imagen que dejó su visita fueron sus nalgas descubiertas.
Y para completar el calendario pop, el fin de semana anterior, Velez Sársfield recibió la visita de la nuera de Fernando de la Rúa, Shakira, de la que se habló más sobre su familia política que de su incontestable talento, y su prodigiosa danza. No hay que olvidarse tampoco de Julieta Venegas, y el venidero Chayanne.

El año musical de la Argentina (Parte II)

La Semana Gloriosa

Las dos bandas más importantes del globo, por historia y actualidad, tocaron en River con una semana de diferencia ¿No se acuerda? Parece lejos, pero el Monumental recibió el 21 y 23 de febrero, al "Bigger Bang Tour", que trajo a la banda más notoria de la historia de Inglaterra luego de 8 años, cuando habían venido con su "Bridges To Babylon Tour". Estamos hablando, obviamente, de The Rolling Stones.
Y la expectación aquí era acorde. Fueron cerca de 70 mil los que entraron a cada recital, pero si hubiera sido en una playa, como en Copacabana, probablemente hubiera estado colmada. Fue un gran show, pero no había tiempo para esperar. En una semana venía U2.
La corrección política de Bono pisó nuestro suelo el 28 de febrero, con entradas agotadas (las últimas 15.000 se fueron en 4 horas).El 29 de febrero y 1 de marzo, 120.000 personas pagaron desde 300 pesos, y hasta 900 para ver a la banda británica. El "1, 2, 3, 14" inicial dio comienzo a los dos shows del "Vértigo Tour", donde los únicos músicos en escena era los 4 U2, sonando con una potencia que hacía pensar que eran más que un cuarteto.La puesta en escena fue apoteósica, a la lista de temas se le achacó un final blando, pero el saldo fue positivo. Con más protagonismo político que musical, los irlandeses dejaron el país.
Y dejaron las primeras planas para cualquiera que las pudiera ocupar.

De reparto

La agenda musical con estrellas rutilantes dejó afuera de la memoria a bandas importantísimas, a otras fundacionales, y a algunas promesas.
¿O acaso tiene muy presente que Santana y Oasis tocaron el 9 y 10 de Marzo en el Campo de Polo? ¿O se acuerda como si fuera ayer del recital de Jamiroquai en Ciudad de Buenos Aires?
Probablemente lo haya abordado la sorpresa, pero hay más.
El 3 de mayo se presentó en el Gran Rex Echo & The Bunnymen, uno de los referentes de la música inglesa, fieles exponentes del sonido dark de los '80 que caracterizaba a las bandas de brit-rock/pop.
El 12 de septiembre el Luna Park recibió a Jamie Cullum, exponente del jazz actual. Con sólo 23 años, revolucionó la escena de jazz, siguiendo con la tendencia Norah Jones, de artistas jazz de entre 20 y 30 años, con impronta pop.
Para concluir, el 12, 13 y 14 de octubre se presentó en La Trastienda el saxofonista Maceo Parker, junto con James Brown uno de los fundadores del género funk; presentando su disco "School's In". Este músico, cuya carrera comenzó en los '60 como ladero de Brown y George Clinton, decidió abrirse como solo hace 15 años, y trajo su show a la Argentina por primera vez.

Fest

El crecimiento de los festivales tiene como ventaja un menú simultáneo incomparable. Pero esto va en detrimento del protagonismo de las bandas que participan. Y en muchas ocasiones, el spottlight no se posa sobre ellos el tiempo que debería. Aquí, algunos ejemplos.
Comenzando por lo último, el sábado 18 de noviembre en el Club Ciudad de Buenos Aires tuvimos en el Personal Fest una jornada a puro Madchester.
Primero tocó en el Motorola Stage Ian Brown, ex voz líder de Stone Roses, banda fundacional inglesa, influencia de Oasis; y luego dejó paso en el Motorola Stage a New Order, otra histórica banda de los años '80. El día anterior, Fergie...perdón, los Black Eyed Peas movieron al público teen de la fiesta de los celulares.
En Creamfields, el 11 de noviembre, se presentaron los Underworld, por primera vez aquí. Una de las bandas más importantes, sino la más del trance mundial tocó pistas argentinas, e hizo delirar a las 60.000 cabezas en el Cream Arena del dique 1 de Puerto Madero.
Pero hay más: El 2 y 3 de noviembre vinieron para el BUE los Beastie Boys, y Patti Smith. El 2 de septiembre, en el Pepsi Rock, tocaron Iggy Pop y Ziggy Marley. Y el reggae también: el 12 de abril, Alpha Blondie y Andrew Tosh, y el 21 The Wailers y Peter Tosh en el Luna Park.

¿Mucho, o bueno?

Aquellos que hacen prevalecer lo poco pero bueno, sobre lo mucho pero de calidad dudosa, esgrimen que las bandas que se presentan ahora, hubieran venido varias veces por año en el 1 a 1.
Conjetura imposible de comprobar, lo cierto es que este año hemos tenido visitas de lo más variadas. En este conteo no están incluidas todas las bandas que nos pasaron por nuestro país, ya que se haría imposible. Así todo, y viendo sólo esta nota, podemos afirmar que 2006 ha sido uno de los mejores años musicales de nuestra historia. Hubo mucho. Y bueno.

miércoles, diciembre 06, 2006

Danny Tenaglia - El dj de los djs


"Un dj debe saber entretener. Y no creerse el gran artista creador. No me gusta eso de que traten al dj como médico, gurú, estrella milagrosa o lo que mierda sea. Al fin y al cabo no hace más que mezclar o remezclar discos ajenos. Nada más".


Tiene 45 años. Vive en New York. No fuma. No toma alcohol. Y usa permanentemente una gorra en su cabeza. No es coqueto, no le molesta el sol. Lo avergüenza su pelada.
Es Danny Tenaglia. A fines de los 80, cuando el house era el género encargado de remixar al pop y al disco, él se encargó de remixar a la reina del Pop, Madonna, a los metálicos Pet Shop Boys, y al cowboy espacial, Jamiroquai.
Confeso aprendiz del extinto dj Larry Levan, Tenaglia era habitué de un club gay neoyorquino, el Garage Paradise, entre 1978 y 1985.
Cuenta que Levan "mezclaba todo, a Kraftwerk con The Clash, por ejemplo, y controlaba los climas de la música y de la disco subiendo y bajando el aire acondicionado". Quizás de la minuciosidad y de la precisión de su maestro sacó su costumbre de tocar, además de con dos bandejas y un mixer, con dos compacteras (donde apoya cds con voces y cantos propios acapella, para intercalar en su mezcla), y un sampler que el mismo lleva, también para loopear en vivo.
Es uno de los djs más reconocidos del mundo, quizás por eso las pistas lo tengan a él solito y sólo para pinchar. Sin acompañantes. Sin previos. Sus sets de doce, trece, quince horas son ya reconocidos, odia tocar por 3 o 4 horas, eso es "pan comido", dice.
Tenaglia visitó por primera vez la Argentina en 2001, tocando en Pachá, y en Creamfields 2005, donde contradijo uno de sus postulados, la aversión a tocar en las fiestas masivas, ya que le gusta tocar durante mucho tiempo. También en la Moonpark Pioneer, en Costa Salguero, el 10 de junio de este año, en pleno mundial.
Con respecto al prejuicio que se tiene sobre la música electrónica, sobre todo en nuestro país, Danny cuenta que en sus sets, la gente lo ve con energía y cree que toma drogas: "No consumo drogas, y lo más decepcionante de mi carrera es que cuando la gente me ve con tanta energía diga 'Este tipo tiene que estar drogado'. Hay gente que se conecta con el ritmo sólo porque toma drogas, y cuando se le pasa el efecto no se acuerda de lo que escuchó. Yo no discrimino a nadie, pero prefiero que la gente muy pasada no venga a mi fiesta".
Es un exitoso productor, un prestigioso dj a nivel mundial. Fue nominado a premios como el grammy, y residió en algunos de los clubes más importantes del mundo, en los últimos 20 años.

"Uno no quiere mirar a la cabina y ver a un dj aburrido. Por eso siempre mantengo un pie en la cabina y otro en la pista. Y eso lo siente la gente."

links:

www.dannytenaglia.com

jueves, noviembre 16, 2006

Fanatic@s


Inentendible parece el fanatismo que tienen los clubbers por Creamfields. Progresivamente, desde el 2001, año debut de la fiesta inglesa en nuestro país, el precio, sponsors, espacios, y hasta sede fue creciendo conforme el público aumentaba. El ritual electrónico fue sumando adeptos, mientras que en Europa el fenómeno pierde seguidores, y va rumbo a la desaparición.
Explicaciones no hay. Nunca las hay en situaciones de gusto exacerbado. En este caso, a quienes no pertenecen a la secta clubber, y a quienes no les gusta la música electrónica se les complica muchísimo más la comprensión. No entienden cómo cada vez más gente se agolpa en carpas, se banca lluvias, gasta cientos de pesos en entradas/bebidas/comidas, para ver a un señor delante de una computadora. No es eso sólo.
PROGRESION

En 2001, fueron alrededor de 18000 los que se acercaron al Hipódromo de San Isidro, pagando 30 pesos de entrada, y se repartieron en 4 carpas. Hernán Cattáneo se enorgullecía por esos días de que la renombrada -también por esos días- fiesta recalara en nuestro país antes que en cualquier otro en América. Paul Oakenfold, Saint Germain, y el mismo Cattáneo animaban la fiesta.

2002 vio la sede mudada al dique 1 de Puerto Madero, a lo que antes se conocía como la Ciudad Deportiva de Boca Juniors. Camel, JB y Gancia comenzaban a pegarse a un movimiento que empezaba a crecer. Esta vez fueron 30000 las personas que se acercaron a las 5 carpas, en lo que ya comenzaba a asomar como "un concepto artístico con dinámica propia, y una estética muy cuidada".

En 2003, comanzaba a prestársele atención a la fiesta en todos los medios. La lluvia intensa es el recuerdo más fuerte entre los 38000 asistentes, que pagaron alrededor de 44 pesos. Se calculaba por esos días que cada uno gastaba, en todo concepto, 100 pesos entre ticket, comida, bebida, y traslados. Las 5 carpas albergaron a los fanáticos del festival, que esta vez disfrutarían de Junkie XL y AudioBullys.
EL ESTALLIDO
2004 fue definitivamente el año de la explosión. Se consolidó como lo más importante en toda América en toda música que-no-fuera-rock. Las carpas se transformaron en 6, y los fieles serían estas vez 50000. Si: cincuenta mil personas, entre las cuales hubo quienes pagaron 250 pesos una entrada. Otra vez: SI: DOSCIENTOS CINCUENTA PESOS, para disfrutar un show...otra vez bajo la lluvia.
¿Esto le parece mucho?

En 2005, en la misma sede que los últimos 5 años, 60000 fueron los asistentes, conformando un nuevo récord mundial. Si, nuestro país tiene récords en espéctáculos públicos, y no refieren a muertos, ni batallas campales. El precio base de la entrada era de 90 pesos, pero se llegaron a pagar 300 en la reventa. AudioBullys, y The Prodigy fueron quienes encabezaron el line up.
Este año, más de lo mismo. Camel, Nokia, Smirnoff, Dasani, BAPRO, y muchas firmas más fueron quienes se pegaron a este indiscutible éxito. Exito que se debe a la difusión, y a la geométricamente creciente concurrencia a través de los años. Underworld, Tiga, Sasha, y Hernán Cattáneo lideraron el lineup. 8 espacios. Más de 70 artistas entre visuales, electrónicos, y bandas en vivo. 110 pesos de entrada. Cerca de 65000 personas. Un récord. Fanatismo Puro.
SIN DUDAS, FANATISMO
En fin, luego del recorrido histórico, lo que sigue instalado es el debate.¿Cómo puede ser que se juntara tanta gente para escuchar a una computadora? ¿Los djs qué instrumento tocan?¿El mouse? Se entiende que esta música es aún un poco más compleja de producir. Igualmente, sólo una palabra puede responder a esas cuestiones: fanatismo. Pero es un fanatismo entendido como en este país no se lo comprende. Sin violencia. Con calma. Sin querer imponer ideas a quienes no las comparten. Sin idolatría. Con la seguridad de que el año siguiente volverán quienes hacen extasiar a los fanáticos. Ojala tuviéramos mucho de este fanatismo. Ojalá los concurrentes a un espectáculo disfrutaran pacíficamente del mismo. Ojalá reinara la atmósfera de paz y de concordia que se respira en Creamfields. Ojalá ese fuera el fanatismo en nuestro país. Esperemos que eso llegue. Mientras, bailemos.
links:
www.creamfieldsba.com
www.cream.co.uk

lunes, octubre 09, 2006

¿Música en Tele? MTV.


El 1° de agosto de 1981 New Jersey vio nacer al canal que impondría un estilo en el tratamiento de la música en televisión en todo el mundo.
Music TeleVision (MTV) desembarcaba en las señales domésticas de televisión, y lo haría para quedarse. La revolución propuesta por este canal desde la estética, el tratamiento de la música, y la programación fue categórica. La proliferación de señales musicales casi mellizas, como MuchMusic y VH1 (canal satélite de MTV) muestra la influencia del canal de New Jersey, y la estética de estos dos canales es casi similiar al canal de la "m". En nuestro país, hasta ese momento no había muchos antecedentes de programas musicales. Música Total Videos era uno de ellos. La "negra" Elizabeth Vernaci conducía en off un programa llamado "Videoscopio", donde se reproducían clips musicales. Johnny Allon también fue un inefable presentador de videos, hasta el día de hoy, que descolla en Canal 26 (país generoso). La aparición del servicio de TV por cable, mediante VCC y Cablevisión, posibilitó la llegada de MTV a nuestro país. En 1991, la señal de TV codificada Telecentro compró los derechos, y, curiosamente, las primeras emisiones eran de 6 horas diarias. Luego al mes se extendían 24 horas, en su formato actual. Desde allí, se dieron hitos de lo más variados. Los videos, tradicionales en Estados Unidos, fueron novedad en nuestro país. También la aparición de lo que se conoce como VJs (Video Jockeys), que presentaban mediante un 'copete' los video clips. El hoy dj Ale Lacroix, la colorida Ruth Infarinato , Catarina Spinetta y Javier Andrade fueron los primeros de muchísimos presentadores -sin dejar afuera al recordado Berta Muñíz-. Más para nuestro tiempo se destacan Fabián Von Quintiero, y la actual Cecilia Peckaitis, novia de Antonio Birabent. Nos trajeron también la incorrección cartoon de Beavis & Butthead, Daria, y Ren & Stimpy, dibujos animados editados por otro canal hijo de MTV: Nickelodeon. Otra primicia televisiva de esta señal fue la de los realitys The Real Life, Newlyweds, The Osbournes, entre otros. Presenciamos los MTV awards de cuanta cosa se nos ocurra, sea discos, películas, bandas, o videoclips.
Pero el mejor producto que ha publicado este canal es el de los recitales desenchufados, o unplugged. Los vernáculos Soda Stéreo, Fabulosos Cadillacs, Ratones Paranóicos, Charly García, Luis Spinetta, y Diego Torres han performado recitales, algunos de ellos grabados en nuestro país, y otros en Miami (época de 1=1). Entre los latinos figuran Shakira, Maná, Alejandro Sanz y Ricky Martin como los más importantes.
En resúmen, MTV fue el inicio y gérmen de la forma de ver música en televisión.
A los 25 años de edad, se ha desviado un poco de allí para dar demasiado lugar a los realitys. Aburridos, monótonos, casi copias los unos de los otros, copan la pantalla, dejando poco lugar para los videoclips.
Esperemos que vuelvan a los orígenes. Los videos eran mejores. Tan buenos que estaban.

links:

www.mtvla.com

domingo, octubre 08, 2006

Jack Johnson. Guitarra, country y surf

Brushfire Fairytales da comienzo a la carrera discográfica de un hawaiano que hacía surf, casi se muere, y hoy toca la guitarra.
Jack Johnson sufrió un e a sus 17 años, mientras surfeaba en Oahu, su lugar de nacimiento. Chocó con una piedra gigantesca, y el resultado fueron 100 puntos de sutura en la cabeza. Por este e, debió abandonar las tablas. Paralelamente desarrollaba el gusto por la música, mientras escuchaba Cat Stevens, The Beatles y Bob Dylan. Al terminar su carrera de surfer, arrancó la suya como director de películas. Esta disciplina fue la temática que lo obsesionó, y produjo Thicker than Water, y September Sessions.
En adelante el resto es historia no conocida, pero sí escrita. Vino el álbum que da comienzo a esta reseña, luego On and On, y luego In Between Dreams, de 2005; el álbum quizás más maduro y acabado de este artista folk/country.
El de Johnson es un sonido que se caracteriza por guitarras lentas y melodiosas, y un acompañamiento correcto de sus amigos Merlo Podlewski en bajo (también cineasta como Jack) y Adam Topol en baterías, más la incorporación de Zach Gill en teclados, desde el álbum mencionado del año pasado. La banda se pase por distintos ritmos, siempre sin entrar en estridencias, tocando de a ratos el folk, el reggae, el country o el rock. La voz reconoce algún defecto, perfectamente compensado por los compañeros y los vaivenes de la música. Cadencias firmes, una monotonía dulce que no aburre, y la voz del surfer cantor aseguran que el dinero que uno invierta en un disco de Jack Johnson no será un desperdicio.

links:

www.jackjohnsonmusic.com

PersonalFest@BA 2006

Noviembre será un mes inolvidable para los amantes de la música. Sasha, Beastie Boys, Underworld, Hernán Cattáneo, Daft Punk y otros muchos más harán vibrar a la masa argentina en el anteúltimo mes del año.
Uno de los 3 festivales que nos tocan es el Personal Fest, el 17 y 18 de noviembre, en el Club Ciudad de Buenos Aires.
Esta fiesta tuvo dos ediciones anteriores, en los años 2004 y 2005. En la primera de ellas, los headliners fueron Blondie, Morrisey y Primal Scream, en el Club Ciudad. En tanto, el año pasado Duran Duran, Macy Gray y Simple Minds fueron quienes encabezaron el line-up del evento, realizado esta vez en el Dique 1 de Puerto Madero.

De antes y de ahora. En esta ocasión, las bandas que tomarán la delantera serán un ícono de los '80 y una banda funk/hip hop con mucho por dar.
El trío inglés New Order, formado en 1980 luego del suicidio de Ian Curtis, líder de lo que entonces era Joy Division. Los 3 miembros (Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris) que la forman, fueron los que quedaron luego de la desaparición de Curtis. La banda, que estará presentando Waiting for the Sirens' Call hará su presentación el sábado 18 en el main stage.
El día anterior, quien protagonizará lo más importante de la jornada será The Black Eyed Peas, banda también formada por 4 miembros, una mujer, un filipino, un latino y un afroamericano. Todo un variopinto. La banda, formada en 1990 dentro del contexto y furor del gangsta rap en Estados Unidos, conoció el éxito masivo desde el corte Where is the love, que contó con la participación de Justin Timberlake, que fue parte del disco Elephunk. Previamente, la banda había editado Behind The Front, y Bridging The Gap, sin tanta difusiòn. Podría decirse que la incorporación de la y Fergie (Stacy Ferguson) elevóa la banda a la consideración masiva.
Actualmente Fergie líder de la banda, lanza un disco solista, en paralelo a su actividad en los Peas.
El viernes 17 de noviembre presentarán en Ciudad de Buenos Aires el disco Monkey Bussines. Además, completan el line-up el solista británico Ian Brown, la banda reggae/ska Madness, y los finlandeses de The Rasmus.

entradas:

Venta telefónica en Ticketek, o en puntos de venta autorizados.

links:

www.personalfest.com
www.neworderonline.com
www.blackeyedpeas.com



jueves, octubre 05, 2006

Proyecto Verona, pop en mayúsculas

Hace más de 6 años Verónica Verdier (Fabi Cantilo, Diego Frenkel) y Andy Bonomo (Presa del Odio, La Portuaria) conformaron el gérmen de lo que hoy es Proyecto Verona. Entre zapadas, mate y computadora, nacía una de las bandas mejores del pop local.
Bonomo hoy no está, luego de su partida a España, Claudio Iuliano lo reemplazó y en 2003 se sumó Federico Meier.
La banda se presentó en Creamfields, Código País, Pepsi Music, giró por México y lo espera el Personal Fest, luego de una exitosa gira por Chile. Eso, entre otras presentaciones, es parte de su curriculum.
Presentados burocráticamente, sólo quedan las curvas musicales de esta banda deliciosa. La voz en el frente es calma, achata los nervios, no importa en qué ritmo tenga que navegar. La bossa, el trip hop, el trip rock/pop, el electropop, o hasta un flamenco -Amor Amargo, en su segundo disco "Tontas Promesas Falsas"- sólo son excusa para escuchar semejante alarde y abuso de cuerdas vocales.
Sólo hay que entregarse al placer de la prolijidad, la suavidad, y la finura de la voz de Verdier, en la que es difícil encontrar imperfecciones. Se conecta con los coros de forma maestra, cada voz, cada baja y alta está perfectamente coordinada con su música.
A propósito, la música no deja ni un metro de ventaja en la carrera de los elogios.
Melodías suaves, se adaptan a una comida en pareja, a un momento romántico/erótico, o a la soledad. Cualquier momento es bueno para escuchar a esta banda. No hay exceso de sonidos electrónicos, no hay sobrecarga de ningún instrumento, y la multiplicidad de géneros ayuda a la versatilidad de esta agrupación pop. Y es "pop" sin sonar a ringtone, que no es poco. Esta crítica podemos hacersela a muchísimas bandas nuevas (ver Miranda!), pero no a PV.
En conclusión, una banda sublime, con una difusión inversamente proporcional a su talento. De todas formas, esperamos desde aquí algo más de ellos.
Cuando algo es bueno, dicen que nunca es suficiente.

discografía:

EP Uno, 2000
Tontas promesas falsas, 2002
Encendida, 2005

links:

www.isopodiscos.com/proyectoverona/index.htm

www.vuenosairez.com/articulo.php?tipo=5&idArticulo=366

miércoles, octubre 04, 2006

Beastie Boys, nuevamente en nuestro suelo

El viernes 3 de noviembre tendremos nuevamente al trío hip hop en nuestras pistas, en su segunda visita al país.
Con su "To the 5 Boroughs" en el bolso, -6to. disco de la banda-, MCA (Adam Youch), Mike D (Mike Diamond), y AD-Rock (Adam Horowitz) promedian su gira sudamericana, que concluirá el 4 de noviembre en Santiago de Chile, previo paso por Brasil, el 29 y 31 de Octubre, en el TIM Festival, festival multidisciplinario brasileño.
El año pasado, en la edición 2005 del Festival BUE fueron Dizzee Rascal, M.I.A. y Cut Chemistry quienes enarbolaron la bandera del hip-hop/rap, y no defraudaron. La expectativa ahora estará puesta en el trío americano de Brooklyn.
BBoys y BGirls se darán cita en el main stage del Club Ciudad de Buenos Aires para disfrutar del mejor grupo blanco de hip hop. También estarán para despedirlos. Puede ser su último show en nuestro país. Esperemos que no sea.

links:

www.beastieboys.com

www.ticketek.com.ar/show.asp?code=BUE2006I